Un postre fácil, refrescante y por supuesto… ¡Riquísimo!

Esta receta de sorbete es perfecta para terminar una comida, ya que es muy ligera y refrescante y nos ayudará muchísimo después de una comilona. Además el punto que le da el cava… ¡Queda genial! ¡Vamos a ello!

Ingredientes (6 pax)

  • 1/2 botella de cava o champán
  • 1 l de helado de limón
  • 8 cucharadas de nata
  • 4 cucharadas de vodka
  • 1 limón
  • un poco de curaçao azul o cachaça
  • 2 cucharadas de azúcar
  • unas hojas de menta

Preparación

Primero, limpiaremos bien el limón por si tuviera algún resto de tierra y con una puntilla o pelador, sacaremos un trozo lago de cáscara. Este trozo a su vez, lo cortaremos en pequeñas tiras y lo reservaremos.

Cogeremos el vaso de la batidora y le pondremos el helado, la nata y el vodka y batiremos hasta tenerlo todo bien integrado. Si a la batidora le cuesta un poco, pon una parte del cava. Cuando lo tengamos, pondremos el resto del cava e intentaremos no moverlo mucho para que no pierda las burbujas. Es importante que preparemos eso al momento de consumir ya que si no, las burbujas del cava las perderíamos.

Por último, con ayuda de un par de platillos de café, pondremos en uno azúcar y en otro el licor que hayamos elegido, y con los vasos del sorbete lo pasaremos primero por licor y después por el azúcar. Una vez tengamos los vasos listos, lo serviremos al instante y decoraremos con unas hojas de menta y unas tiritas de la piel de limón que le darán un aroma espectacular.

Si quieres prepararlo para niños, podemos sustituir el alcohol por algún refresco neutro como Sprite ¡Y ya solo nos queda disfrutar!