Aunque las vacaciones van acabando, el calor no se va y la ensalada de pasta es una de esas comidas tan socorridas y que tanto apetecen.

En este blog trataremos de daros algunos trucos con los que vuestras ensaladas de pasta darán un salto de calidad y pasarán a ser uno de vustros platos favoritos. Ya nada nos parecerá igual.

La pasta ¿Como la cuezo?

Independientemente del tipo de pasta que usemos, los expertos recomiendan pastas secas, con estrías y/o recovecos en los que recoger el aliño. Cada fabricante da unos tiempos concretos, pero debemos tener en cuenta que al enfriarse, la pasta tiende a endurecerse, por lo que quizás sea buena idea dar un minuto más de lo recomendado para pasta al dente. Además, una vez hayamos cocido la pasta, es esencial que la enfriemos para cortar la cocción con abundante agua fría.

Ingredientes agradecidos

Aunque habitualmente las ensaladas no llevan ingredientes cocinados, es buena idea probar a ponerles verduras pero asadas o cocidas como zanahoria, brócoli o berenjenas. Si eres de ponerle lechuga o algunas hojas, mejor ponlas justo antes de comer, así no perderán la forma y el sabor. Al ser un plato frío, estos por lo general suelen saber menos por lo que es buena idea ponerle cosas con intensidad.

¿Y que hacemos con el aliño?

Usar solo aceite y vinagre puede ser un error, ya que la pasta absorbe el vinagre y quedará un poco fuerte. Para sustituir esto puedes hacer algunas salsas con base de yogur mezclándolo con especias secas como eneldo y algún toque de mostaza, mayonesa y aceite de oliva.

Con estos trucos ya no necesitas mucho más ¿A qué esperas para probarlos? ¡Te encantarán los resultados!