La madera es un producto delicado y siempre tenemos miedo a equivocarnos con que producto usar. Incluso a veces, los productos más recomendados son muy caros y preferimos usar unos de menos calidad. Para esas veces, aquí os vamos a dejar una receta para que preparéis vuestro propio producto con ingredientes caseros y que así podáis tener vuestros muebles bien cuidados con muy poco ¡Vamos a ello!

 

Necesitaremos únicamente medio vaso de vinagre de vino y otro medio de aceite de oliva, acompañadas de unas gotas de agua tibia. Se bate bien con un tenedor e impregnamos la mezcla en un trapo de algodón y frotamos con ella la madera.

 

Para darle el último toque, después de dejar secar, frotamos para sacar brillo con un trapo de lana ¡y listo!