¿Quién dijo que la parrilla era sólo para carnes?

En el blog de hoy os traemos una serie de verduras y cómo prepararlas a la parrilla para que triunféis más allá de las carnes y pescados más habituales. Además de ser una alternativa o acompañamiento perfecto, quedan riquísimas y con un toque muy distinto al que conseguiríamos en una plancha o hirviéndolas.

Alcachofas

Solo necesitaremos las alcachofas frescas, limpias y abiertas a la mitad. Una vez las tengamos abiertas, es importante que las untemos con medio limón ya que se oxidan muy rápido. Las pintaremos con el aceite justo para que no chorree. Entonces las pondremos a la parrilla boca abajo diez minutos a fuego medio. Una vez las tengamos, les daremos la vuelta y dejaremos un poco más. En ese momento las untaremos con una mezcla de perejil aceite y ajo y a los cinco minutos las tendremos listas ¡A disfrutar!

Patatas a la brasa

Cogeremos algunas patatas medianas, no muy grandes, y que tengan un tamaño similar entre ellas para que no haya cocciones distintas. Les haremos pequeños cortes y las untaremos en aceite, sal y romero. Las envolveremos con un par de capas de papel de plata y las pondremos a la parrilla a fuego medio unos 30-40 minutos según el tamaño. Para guiarnos podremos pinchar las patatas con un cuchillo para ver si están bien hechas. Una vez las tengamos listas, las abrimos a la mitad y rociamos con un poco más de aceite y sal.

¿Frutas a la parrilla? Frutas a la parrilla

Parece raro ¿Verdad? Pues quedan riquísimas y es un postre maravilloso para cerrar una buena comida. Nosotros hemos seleccionado tres que quedan perfectos: melocotones, piña y mango.

Con los melocotones lo que haremos será quitarles la piel y cortarlos en cuartos dejando fuera el hueso. A fuego fuerte, los tendremos 3-4 minutos y les daremos la vuelta. En ese momento pintaremos con un poco de aceite de oliva y un par de minutos después los sacaremos. Dejaremos templar y le pondremos un poco de miel por encima ¡Listas para comer!

Para la piña la cortaremos en rodajas sin el hueso central. Las untaremos con un poco de aceite de oliva para que no se peguen y las tendremos 3-4 minutos por lado. Mientras, prepararemos una mezcla de miel, limón y canela con la que pintaremos una vez las tengamos fuera mientras templan un poco.

Por último, con el mango lo cotaremos a lo largo como si fueran pechugas quitando la piel. Lo untaremos todo con miel y lo dejaremos reposar un poco. Antes de ponerlo a la parrilla lo untaremos con mantequilla y lo pondremos dos minutos por cara a fuego fuerte. Una vez las tengamos, les espolvearemos un poco de azúcar moreno y canela por encima y listo.

¿A que esperas para probar estas recetas? ¡Seguro que te quedan riquísimas!