Hoy os traemos una receta infaltable en un buen homenaje con los tuyos.

El pollo asado es algo muy especial en las mesas de las familias. Es una de esas receta que une a todos alrededor de la comida y une a todos con su inconfundible aroma. Es por eso que hoy os traemos esta riquísima receta que seguro que os trasporta a esos recuerdos y os vuelve a unir en familia alrededor de la mesa.

Ingredientes

  • 1 pollo entero
  • Sal
  • Pimienta negra de molida
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 40 ml. de coñac

Para el adobo:

  • 5 dientes de ajo
  • Un manojito de Perejil
  • Guindilla (Opcional, muy poca cantidad, no os paséis que luego no tiene solución)
  • Orégano
  • Tomillo
  • Sal y pimienta negra
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra

En primer lugar, prepararemos el adobo. Para ello, picaremos ligeramente el perejil y los ajos y lo añadiremos junto a los otros ingredientes del adobo en el vaso de la batidora y trituraremos.

Para el pollo, si ya lo tenemos limpio, revisaremos alguna pluma que haya podido quedar suelta y las más pequeñas las quemaremos con un soplete si podéis. Una vez lo tengamos listo de plumas y vísceras y excesos de grasa, lavaremos bien el pollo bajo el grifo y lo secaremos con papel absorbente.

En este momento, pasaremos a adobar el pollo con lo que hemos dejado preparado, teniendo cuidado con que llegue a todas las partes y se impregne bien. Una vez adobado, es recomendable atarlo para que no pierda la forma al asarlo y dejarlo reposar media hora para que asiente todos los sabores.

Una vez pase este tiempo, colocaremos el pollo en una bandeja para horno con la pechuga hacia abajo y, con el horno precalentado a 180ºC y estará en el horno dos horas con la función de calor abajo y ventilador a media altura. A mitad del horneado, rociaremos con coñac por encima del pollo. Diez minutos después, a la hora y diez, le daremos la vuelta al pollo con la pechuga hacia arriba. Cuando queden unos veinte minutos ve preparando tu guarnición favorita, ya que una vez pasadas las dos horas, solo necesitaremos dejar reposar el pollo unos diez minutos y lo tendremos listo

Ya solo te queda reunirte con los tuyos y disfrutar en familia ¡Feliz día!