Las manchas pueden presentarse en cualquier lugar. Pero las que más disgustos nos dan son aquellas amarillas que aparecen en la ropa blanca cuando menos lo esperamos.

Aprende como quitar estas manchas para no tener que deshacerte de cada prenda que manchas accidentalmente por no saber cómo limpiarla y disfruta del momento sin preocuparte por tu camiseta o pantalón con este sencillo truco:

Con medio limón, frota por toda la zona donde está la mancha. Añade bicarbonato y deja secar al aire. Una vez que se haya secado, sólo tienes que meter la prenda en la lavadora de manera habitual y ¡la mancha habrá desaparecido!

También el agua oxigenada sirve para eliminar el tono amarillo de tus prendas. Sólo hay que sumergirla en agua fría y agua oxigenada antes de meterla en la lavadora. Otra forma es mantenerla 20 minutos en agua con lejía y aclararla posteriormente con agua fría y suavizante para dejar buen aroma.

Por cierto, ¿sabías que la aspirina no sirve únicamente para mejorar tu salud? Añadir una a la lavadora una vez que esté llena de agua, hará que desaparezcan las manchas, sobre todo aquellas originadas por el sudor. Curioso, ¿verdad?