Como cada aparato que usamos en nuestra casa, la lavadora también se ensucia. Es por eso que debemos deber poner atención en su limpieza y evitar que se estropee por no hacer buen uso de ella.

Para mantenerla bien limpia debemos tener en cuenta que hay que limpiar sus piezas por separado. ¡No te asustes! No vamos a desmontar toda la lavadora para lavar cada pieza que la compone. Solo tenemos que limpiar el filtro, el cajón del detergente y la goma de la puerta.

El filtro es la parte más fácil de limpiar. Solamente tenemos que sacarlo con cuidado, ya que al quitarlo saldrá agua por el orificio. Coloca para ello un pequeño recipiente debajo para no mojar el suelo. Mete bajo el grifo el filtro, quita la suciedad que tenga y listo, ya puedes volver a colocarlo.

Para limpiar el cajón necesitaremos bicarbonato y vinagre. La reacción de estos dos hará que se despegue más fácilmente los restos de jabón y detergente. Frota bien con un cepillo tras aplicar la mezcla y verás que queda reluciente.

Y por último, la goma de la puerta a veces esconde las pequeñas cosas que se quedan en los bolsillos de las prendas de ropa. Levanta la goma y retira todo lo que haya bajo ella. Para quitar bien todas las manchas empapamos un algodón en agua oxigenada y jabón líquido de lavavajillas. Para frotar con más fuerza podemos usar una bola de papel de plata.  Si las manchas son de oxido, pondremos por dentro de la goma una pastilla de lavavajillas y por fuera empapamos algodones en agua y lo dejamos unos minutos que se disuelva la mancha.

¿Sabías cómo se debe limpiar tu lavadora? A partir de ahora esperamos que uses estos trucos para alargar un poco más la vida de tu lavadora.