Ya está aquí la Semana Santa, momento que unos aprovechan para celebrar sus creencias religiosas, otros para reunirse con sus seres queridos y el resto simplemente disfrutan de algunos días libres.

Si pensamos en estas fechas hacer torrijas, buñuelos, pestiños o leche frita es una tradición entre las muchas que existen en Semana Santa. Las celebraciones de Semana Santa y Pascua cuentan con una gran variedad de dulces y postres tradicionales, algunos muy conocidos y otros propios de pequeñas localidades. Además, la elaboración de esta reposteria casera viene fuertemente unida a la tradición familiar, pasando de generación en generación. Estos dulces, cuya base suele ser huevos, azúcar, harina, leche y pan;  son productos sencillos de elaborar, asequibles y con un resultado espectacular.

En este post haremos una selección de los más populares para que puedas llevarlos a tu mesa durante estas fechas.

TORRIJAS

Las torrijas son el dulce de Semana Santa por excelencia, protagonista indiscutible de estas fechas. Sencillas y sabrosas, hechas a base de una rebanada de pan empapada en leche, rebozada en huevo y frita con aceite de oliva virgen extra. Su origen no se sabe ciertamente, pero sueles situarse a finales de la Edad Media, cuando se realizaba una receta parecida llamada “tostadas doradas”. La sencillez en su elaboración hace que la tradición de hacerlas en casa no se pierda.

LOS PESTIÑOS

Este dulce de Cuaresma  puede también convertirse en uno de los dulces más típicos de Navidad. Situamos el origen de los pestiños pasado el periodo medieval, pero parece que su procedencia data de unos siglos más atrás. El aceite de oliva virgen, el vino, la canela y el aroma del ajonjolí son ingredientes imprescindibles en su elaboración. Como curiosidad, cabe destacar que la miel y el limón también se llevan muy bien con el resultado final. Este dulce es que se suele preparar en familia y participan tanto pequeños como mayores.

LECHE FRITA

La leche frita es otro de los más populares y sencillos de preparar en estas fechas.  Receta tradicional de la abuela, a base de harina cocida con leche, azúcar y canela. Es muy típico en el norte de España. Sin embargo, muchas localidades españolas, de norte a sur, se proclaman creadoras de la receta original.

ROSCOS DE SEMANA SANTA

Los roscos son uno de los dulces más típicos de nuestra gastronomía. Preparados en muchos casos en la cocina de casa y en compañía, son perfectos para tomar con el café en el desayuno o en la merienda. Su elaboración es con harina, huevo y una masa aromatizada, con matalahúva o canela.  En cuanto a su origen, Son varios los que se disputan el origen del rosco frito, pero es una empresa Estepeña la que logro su denominación de origen en Andalucía.

 

BUÑUELOS

Este elemento de repostería está directamente vinculado con la Semana Santa, aunque son muchas las festividades que en todo el país (Fallas, Cuaresma o un simple cumpleaños) sirven de excusa perfecta para prepararlos. Elaborados con una masa que se fríe en aceite abundante y a la que se le puede añadir algún relleno; esta masa suele mezclarse con agua, leche, huevo o levadura. De chocolate, de crema, de calabaza… cualquier relleno es un acierto seguro. Estas ricas bolitas rellenas tienen su origen en los siglos previos al nacimiento de Cristo, podéis creernos, en España aterrizaron avanzado el siglo XVI.

¡Que paséis una feliz Semana Santa!