La patata es uno de los alimentos que más se consume en nuestro país y en todo el mundo. Hay muchas formas de prepararlas y todas riquísimas.

Hoy os proponemos 3 recetas muy sencillas para disfrutar de este ingrediente.

1.- Patatas a la escandinava

patata a la escandinava

Ingredientes: 4 patatas medianas, 250 g de salmón ahumado, 300 g de crema de queso, 20 ml de aceite de oliva, 1 limón, 1 rama de eneldo, sal y pimienta

Preparación: Ponemos en un recipiente de vidrio con tapa un poco de agua. A la vez,  lavamos y rascamos las patatas con su piel, las cortamos a la mitad y les hacemos con un cuchillo unos cortes transversales sin llegar a la piel. Las colocamos en la fuente de cristal, les añadimos sal y pimienta, les agregamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y las tapamos. Programamos el microondas a 800W durante cinco minutos. Paramos y volvemos a cocer durante otros cinco minutos. Abrimos el recipiente y las pinchamos, si aún están duras, vamos cociéndolas a la misma potencia por intervalos de tres minutos, hasta que la punta del cuchillo las atraviese con facilidad, pero se mantengan enteras. En un bol, batimos el queso crema con eneldo picado y le añadimos pimenta molida. Una vez que las patatas están asadas, repartimos con una cucharadita el queso crema por encima, y le colocamos el salmón ahumado. Rallamos el limón y le espolvoreamos la ralladura por encima. Servimos inmediatamente.

2.- Churros de patata, queso parmesano y mostaza

churros de patata

Ingredientes: 400 g de patatas en puré, 2 yemas de huevo, 50 g de harina de maíz, 15 g de queso parmesano rallado, 15 g de mostaza, sal, pimienta negra molida y aceite de oliva.

Preparación: Contamos con que tenemos un puré de patatas preparado y que hemos reservado los 400 g necesarios para la receta. Si no es el caso, podéis preparar el puré siguiendo nuestra receta de puré de patatas cremoso sin agregar el agua de la cocción de las patatas ni la nata líquida, pues queremos un puré lo más seco posible. Mezclamos el puré con las yemas de huevo (en su defecto, un huevo entero), la harina de maíz, el queso parmesano rallado y la mostaza. Echamos sal y pimienta al gusto y removemos bien hasta obtener una masa homogénea. Rellenamos con ella una manga pastelera con una boquilla de estrella y lo dejamos reposar en el congelador 10 minutos para que tome cuerpo. Mientras tanto, llenamos una sartén con aceite de oliva hasta la mitad y lo calentamos a fuego medio alto. Dejamos caer tiras del puré sobre el aceite caliente, con suavidad para evitar salpicaduras y quemaduras. Volteamos cuando la parte inferior esté dorada y freímos por la otra cara antes de retirar. Escurrimos el exceso de aceite y servimos inmediatamente.

3.- Rosas de patata al horno

rosas de patata

Ingredientes: 3 patatas medianas, 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 1 limón, 1 cucharadita de sal, pimienta negra, tomillo, ajo granulado, 1 pizca de pimentón dulce o picante.

Preparación: Precalentar el horno a 200º y engrasar con aceite una mandeja de mini muffins o moldes pequeños individuales, estilo ramekin, por ejemplo. Pelar las patatas y cortar en láminas muy finas usando una mandolina o un cuchillo. Dejar en un cuenco con agua fría a medida que las vamos sacando y dejar reposar unos 10 minutos. Sacar las patatas, escurrir y secar bien. Montar torres con ellas y cortar por la mitad, para obtener medias lunas. Formar tiras de patata colocándolas en fila, superponiendo los extremos, usando aproximadamente 10 mitades. Con cuidado, enrollar sobre sí mismas y llevar al molde, formando las rosas. Repetir hasta terminar con las patatas. Pintar con aceite de oliva y zumo de limón al gusto. Salpimentar y añadir un poco de ajo granulado y pimentón. Hornear durante unos 20-25 minutos, hasta que se hayan dorado bien por fuera. Si se queman demasiado rápido, cubrir con papel de aluminio.